PINTAR EL AIRE

Yo he visto el aire. Dice Curro Romero que el arte del toreo no queda, que no es como una pintura o una escultura, que quedan para siempre. Y dice que dura lo que un lance o una media verónica. El maestro afirma que torear es un arte hecho en el aire, por eso acaba desvanecido e invisible, no en los museos. Puede. Pero de lo que estoy segura es de que en Sevilla -he sido testigo- ese arte se consagra en un templo con bóveda azul, retablo de Puerta Grande y campanas de Giralda. Y también sé que el altar del toreo es la memoria. Yo he visto el aire. En La Maestranza ha sido. De verdad. No lo olvido. Juro que he visto el aire.

Beatriz Galiano.





No hay comentarios:

MÁS SEGUIDORES