SUS MANOS

Me emocionan sus manos. Todo me llama la atención de él. No sé explicar tanto amor, no sé explicar a Pepe. Cada día nos envuelve un amor sin límites y exagerado. La exageración hace que sea verdadero e interminable. Constantemente nombramos la eternidad, no queremos otra cosa. No pretendo averiguar nada de este milagro, me interesa sólo preguntármelo, permanezco en una interrogante que acaricia con mucha suavidad toda mi sensibilidad. ¡Qué felicidad! No existen respuestas para las cosas grandes, pero sí dibujos...


No hay comentarios:

MÁS SEGUIDORES