¡EMPIEZA EL OTOÑO!

Alguien dijo que el otoño es una segunda primavera en la que cada hoja es una flor. Lo siento así, por eso lo recibo entre admiraciones, con énfasis. Doy la bienvenida a una estación. 

Las hojas, que emprenden el vuelo como los pájaros que abandonan el nido, se unen a la fiesta del cambio: todo es más suave, todo baila de una manera tradicional, quizás al son de un pasodoble guarecido bajo el templete del estanque. Todo parece una dedicatoria envuelta en cartas de colores distintos a los que despedimos. Es una extraña quietud de movimientos, una mezcla bien trabada de bienvenidas y adioses, nada triste, sino armoniosa. Nada muerta. Es la vida. La naturaleza llega a parecerme siempre una sola estación con llegadas y partidas, por andenes de luces distintas. 

El otoño me abraza con un paisaje nuevo. Y me trae un sol con más simpatía, más calmado, menos cansado, como cuando se dejaba caer lentamente por los horizontes del verano. Ahora nos invita a sentir su luz selecta a ciertas horas del día. 

Beatriz Galiano.




No hay comentarios:

MÁS SEGUIDORES